Domů
Menu

El instituto de Pierre de Coubertin en Tábor

Desde hace ya varias décadas el instituo pertenece a las escuelas secundarias más importantes no sólo en la región de Tábor, sino también en la región de Bohemia del Sur. Con sus 570 estudiantes y 55 miembros del profesorado, se ubica, más bien, entre las escuelas más grandes en el contexto de las escuelas checas.

El edificio enorme del estilo de arte nuevo que pronto cumplirá su centenario de existencia crea el dominante alucinante de la ciudad. Este edificio de principios del siglo XX fue ensanchado en 1997 cuando se construyó el nuevo complejo cuya base forma el aula deportiva moderna utilizada no sólo para las propias clases y objetivos deportivos corrientes de la escuela, sino también se suele convertir en el lugar de celebración de los acontecimientos deportivos de importancia local, regional, nacional e internacional. Gracias a la larga tradición deportiva, variedad de la enseòanza de idiomas en la que desempeòa un papel importante el francés, y a otros motivos favorables, en 1999 la escuela recibió el nombre del fundador de los modernos Juegos Olímpicos lleva el nombre del Instituto de Pierre de Coubertin. Así la República Checa se unió a la cadena de las escuelas de Coubertin formada por las escuelas del mismo nombre en el mundo entero. El instituto enlazó inimaginables relaciones internacionales y en los regulares encuentros de las escuelas del mismo tipo de diferentes partes del mundo asume el papel de, digamos, embajador de nuestra ciudad, región y país.

Si intentamos buscar un rasgo común que caracterice nuestra escuela serán probablemente la variedad y la diversidad en el sentido amplio de la palabra. A primera vista la atención del visitante ocasional de la escuela será atraída por la diversidad de edad de sus estudiantes. En los adentros de la escuela se encuentran todos los días los alumnos de 11 aòos con los estudiantes de 19 aòos. Se debe a que en nuestra escuela conviven cuatro tipos de carreras distintas: el estudio de cuatro aòos con la formación general para los alumnos del noveno curso de la escuela primaria hasta hoy pertenece a las carreras más frecuentes no sólo en nuestra escuela, sino también en todo el sistema escolar de nuestro país. El estudio parecido pero con mayor enfoque en la enseòanza de inglés o alemán y generalmente en la enseòanza de las humanidades representa la carrera de cuatro aòos llamada lenguas vivas. La excepcionalidad de la carrera bilíngüe de seis aòos para los alumnos de trece aòos consiste no sólo en su propia existencia en el instituto de Tábor, osea, en la República Checa hay sólo otras tres escuelas más que imparten la misma carrera, sino en su conexión única y equilibrada de los básicos métodos de enseòanza checos y franceses. En la realización de esta carrera participa notablemente también la parte francesa porque su buen funcionamiento supone, entre otros, presencia de los nativos, estudio según los métodos y manuales originales, etc. Los menores y más vivos alumnos de la escuela pertenecerán a una de las clases de la carrera de ocho aòos cuya tradición fue renovada en nuestra escuela después de los cambios políticos y sociales en el aòo 1989.

Entonces es evidente que nuestra escuela les ofrece gran escala de posibilidades de elegir el estudio del idioma extranjero a sus estudiantes – nuestros alumnos suelen preferir el inglés, desde hace mucho tiempo tienden a estudiar el alemán también, últimamente crece el interés por el espaòol y francés. De manera optativa se dan las clases de ruso y si hay suficiente interés la dirección de la escuela no se olvida de la base de todos los idiomas mundiales – el latín.

De manera notable están relacionados con la posibilidad de estudiar idiomas extranjeros los contactos internacionales del Instituto de Pierre de Coubertin. Las estancias de intercambios de diez días forman parte informal del plano de estudios de las clases bilingües, por lo tanto después de casi diez aòos de su existencia la sección checo-francesa de nuestra escuela puede presumir de gran número de sus copartícipes extranjeros de diferentes partes de Francia. Nuestra escuela mantiene tradicionalmente las relaciones largas y buenas con la Constanza alemana, con el Instituto de Eggenfelden y con el de Mödling austríaco. Pasantías de maestros, becas de alumnos, estancias de intercambio y conciertos de los coros son la forma más frecuente de la colaboración mutua. Sin embargo, para las estancias de intercambio van nuestros estudiantes – interesados también al Madrid espaòol y los estudiantes de inglés pueden optar por el intercambio con la ciudad de Brescia en Italia.

La dirección de nuestra escuela toma en cuenta también el tiempo libre de los estudiantes. Ellos eligen según su interés, capacidad y tiempo libre disponible las materias optativas. Además del estudio de idiomas merece la pena mencionar las actividades deportivas, en este sentido ofrece gran surtido de actividades el Centro de Deporte agregado a la escuela. Los alumnos dotados con música pueden incorporarse en el coro del instituto que organiza varios conciertos al aòo, y eso no sólo en nuestro país. La dirección de la escuela se dedica también al desarrollo de las nuevas tecnologías de información. La escuela dispone de la red escolar conectada a Internet sin interrumpir y de tres laboratorios de informática. Casi todos los estudiantes aprecian la posibilidad de crear su correo electrónico. Los intereses variados de nuestros estudiantes se reflejan también en su participación en los concursos de diferente tipo, en los que nunca denostan a nuestra escuela porque suelen ocupar los puestos de los mejores.

El Instituo de Pierre de Coubertin queda reconocido por los habitantes de nuestra ciudad. No se debe sólo a su ubicación dominante o importante posición en el sistema de enseòanza de la región, sino, sobre todo, al hecho de que la mayor parte de los habitantes de Tábor está de cierta forma estrecha relacionada con el instituto. Y el hecho de que se siguen interesando por la escuela y por sus maestros demuestra que les importa el destino de la escuela incluso después de muchos aòos.